lunes, 27 de junio de 2005

Zombies - Odessey & Oracle

Odisea y Oráculo (corría el año 1968...)



Esto no va sobre nuestros queridos cultivadores de gusanos andantes, sino sobre The Zombies (no confundir con Zombies, a secas, los espasmódicos españoles) que, aparte de dar a la historia bélica un himno vietnamita con "Time of the season", además de la canción-pop-con-teclado (mellotron) perfecta ("She's not there"), consiguieron juntar un montón como esas en un solo disco. Y así crearon la gran obra que es "Odessey & Oracle".
Mis palabras para hablar de este disco son básicamente las mismas que usaría cualquiera: "color", "caramelo", "felicidad", "luz"... porque escucharlo es como si una delicada y amada persona te despertara un soleado domingo después de un mal día (empieza con "Care of cell 44", donde nos cantan: "Good morning to you, I hope you're feeling better baby"), te cogiera de la mano y te llevara por la ventana a volar entre nubes de algodón. Suena ñoño, pero esto es como es; "¡cuánto daño ha hecho Nirvana!" es lo que tendríamos que gritar al escuchar "Odessey" porque, desde que el odio de Cobain triunfó a principios de los 90, la música feliz parece que no es tomada en serio por la gente que se toma demasiado en serio la música. El caso es que transmiten esa sensación de plenitud a lo largo de 12 canciones (¡28! si conseguimos una edición especial del disco, que recomiendo porque casi todas siguen a la altura), siempre perfectas y sin empalagar; cuando empieza a sonar la siguiente es como si uno diera otro paso en el camino de baldosas amarillas, sin topar nunca con los peligros del mundo de Oz. Hay también momentos grises de lluvia donde nos dejan recordar la mierda de sábado que pasamos antes de escuchar su disco (seguramente los que más suenan como si sólo hubieran podido ser hechos en esa época). Hay una sombra de oscuridad reminiscente en algunos temas, como pasa casi siempre con la felicidad extrema porque sabes que es sólo temporal. Pero para contrarrestar, nos ponen en nuestra cara letras de autoayuda como (en "This will be our year":
'And I won't forget, the way you helped me up when I was down,
and I won't forget the way you said 'Darling I love you',
you gave me strength to go on!'

El primer paso en la escalera de color son los Beatles, después se llega a Love, y por fin se descubren a The Zombies, no sin odiar a la historia musical que no nos ha dejado descubrirlos antes. En un concurso de misses de discos, su único rival para conseguir el título de "Miss Disco más bonito de todos los tiempos" sería el "Pet sounds" de los Beach Boys; las armonías vocales de "A rose for Emily" podrían haber sido creadas por Brian Wilson (que probablemente lo fueran y el buen hombre no lo recuerde). Madre mía, si es que el suspiro cuando dice "on my mind", en 1:25 en "I want her she wants me", vale por todas las melodías del mundo.

Y para rematar su maravillosa música, tenían pinta de empollones. El grupo de pop definitivo.

No hay comentarios: