martes, 23 de agosto de 2005

Una de outsiders

Llevo una bonita racha de películas de outsiders, mira que me siento atraído por esta gente. No son exactamente perdedores; los losers también tienen encanto, pero los outsiders son mucho más fascinantes porque son unos acabados de la vida teniendo capacidad para cambiar el mundo, unos incomprendidos cuya mayor seña de identidad es que no les importa serlo. "¿Triunfar, explotar mis habilidades? ¿Para qué?", el éxito no tiene ningún sentido, si un outsider se siente vitoreado, sabe que nunca será por la razón por la que merece serlo. Ninguno es valorado en su época, aunque a veces con el paso del tiempo se les encumbra como visionarios.

"Me siento como un astronauta al que han dejado en la luna con ropa, comida, una casa y una televisión"
(Nancho Novo en "Astronautas")

Vale, que esto es un rollete para comentar y recomendar unas pelis, nada más:



Cobra Verde (1987) - La última colaboración de una de las parejas actor-director más fructíferas: Klaus Kinski y Werner Herzog. No hay más que mirar a la derecha de esta página para saber de mi amor por este par de perturbados incontrolables. Aquí, vuelven a hacer de las suyas con una historia de hálito épico alrededor de un extraño personaje, rodeado de decadencia mágica, fuerzas de la naturaleza (Kinski la peor de todas, nunca se sabe cuándo es actor y cuándo es personaje... muy recomendable el documental "Mein liebster fiend") y una narrativa muy ruda. Las aventuras de un temido bandido portugués por colonias africanas son sucias, vacías, pero tan siniestras y oscuras, sugerentes, como las de"Aguirre" o "Fitzcarraldo". "Cobra Verde" es una peli inferior, seguramente porque en aquellas el personaje caminaba firme hacia un gran destino (y el espectador con él), mientras que aquí es un pobre diablo que se deja llevar y, si se muere, pues se ha muerto. Lo más sorprendente es un cierto tono de cuento, con su prólogo de trovador, sus reyes, princesas, castillos, sus monstruos, y los peligros que el héroe se va encontrando por el camino. Sólo que aquí no hay héroe, ni siquiera un antihéroe, ni moralina. Un nihilismo casi depravado, ambientado en un reino perdido que recuerda al de Kurtz en"Apocalypse Now".



Willard (2003) - Al igual que antes era Kinski, aquí es otro de los grandes:Crispin Glover (razones para amar a este hombre, en mi fotolog). Creo que éste es su primer protagonista, y monta el espectáculo como sólo él sabe hacerlo, en el limbo de la demencia, el terror y el humor más negro. La peli es un remake de "La revolución de las ratas", con un marginado de primera que descubre que su sótano está tomado por las ratas, a las que después de intentar exterminar decide convertir en sus únicas amigas. Más bizarra de lo que podría esperarse de una peli que tuvo alguna repercusión comercial, es primero el show de Crispin, luego el de una rata más gordaca de lo que permite la física, y luego de lo demás. La peli se queda un poco a medio camino de todo, y se podían haber explotado más a fondo temas grotescos (si se hubieran atrevido a acercarse a una zoofilia simpática...) pero si uno tiene bien desarrollado el gusto por la extravagancia siniestra es muy disfrutable. A destacar los impresionantes créditos iniciales (con imágenes de un libro de Crispin sobre la caza de ratas), y la genial secuencia donde las ratas, comandadas por Big Ben (el roedor gigante), se cargan a un gato al son del "Ben"de Michael Jackson.



Astronautas (2002) - No sé si queda bien decirlo, más aún de boca de un amante del cine fantástico y de culto (ejem), pero me encanta el cine español. La mayoría es morralla derivativa, y la actitud de la industria poco menos que incita a promover la pena de muerte para el mundo del cine. Pero, al igual que el cine americano genera bazofia de forma incontrolada, no nos cuesta decir que amamos el cine de ese país por la cantidad de joyas que nos deja. Pues aquí, aunque hay menos cosas destacables, el porcentaje de pelis que merecen la pena no es muy diferente. Es más, me atrevo a decir que si se hiciera la misma película interesante aquí y allí, me quedaría con la española, porque tienen un toque cercano que hace que lleguen a la parte del cuerpo que tengan que llegar con más facilidad. "Astronautas" es de las buenas. Es una historia sencilla, de un ex-drogadicto (Nancho Novo) que deja las drogas con 40 años y decide hacer vida normal, lo que se supone que hace todo el mundo; unoutsider que quiere dejar de serlo. Se topa con una lolita de barrio espabilada (Teresa Hurtado), que le echa una mano. Y todo está contado con sencillez, con unos personajes que hay que querer y apoyar, con sentido del humor, y con la suficiente naturalidad en los momentos sórdidos para que lo sean menos. El truco está en los personajes, que se hacen querer: no sabemos nada de su pasado, sólo existen mientras dura la película.Hay pistas respecto al de Nancho Novo, que sólo multiplican su interés: es un amante fetichista de los vinilos, parece que de pasado bohemio, poeta o dibujante de comics. Y, joder, es un buen tío, y queremos que las cosas le salgan bien. Tiene la ayuda de una buena moza, más terrenal y a la vez más angelical; por supuesto, a pesar de tener 15 años, enseña cacha, que es el único lastre del cine español todavía a estas alturas. No que esté mal que se vean estas cosas (se agradecen si están hechas con gusto como aquí), sino que es una obligación enseñarlas y eso tampoco; en "Astronautas" no era necesario. Muchos detalles demuestran una dirección muy inteligente, y pequeñas píldoras animadas le dan brío narrativo. La banda sonora del grupo del director es muy simpática (aunque suene a menudo a plagio de otros grupos... ese final es puro Mercromina), y los dos actores principales están en su salsa. La chica es adorable, y Nancho Novo es un tipo de lo más carismático, aunque a veces no se le entienda una mierda de lo que dice. Las pelis que duran menos de hora y media ya cuentan con mi simpatía desde antes de empezar, ésta la conserva y multiplica hasta el final. Muy recomendable, y con sencillas reflexiones sobre la vida cotidiana, llena de un optimismo que a veces parece lo contrario.

1 comentario:

Borja dijo...

No se si has probado Ichi The Killer, ¿entra en el término Outsider?
EKI | 02-09-2005 14:39:26