sábado, 23 de diciembre de 2006

WALKABOUT

Walkabout (1971)
Dir.: Nicolas Roeg
UK



Dos hermanos ingleses (o al menos yo diría que tienen acento británico) se ven inmersos en un walkabout (rito iniciático de los aborígenes australianos adolescentes), porque su padre intenta asesinarlos en medio del desierto y no tienen más remedio que huir. Y ahí te ves a una teenager Jenny Agutter y al hijo pequeño del director intentando sobrevivir lejos de la civilización, con una radio y ningún truco en la manga. Y tiene que venir un verdadero nativo a enseñarles de qué va la supervivencia y el pensar. Roeg es antes director de fotografía que director a secas, y por eso no sorprende que la estética de la película sea tan espectacular. Rodado todo en paisajes naturales casi de pesadilla, con la arena traspasando la cámara, Roeg consigue darles tanta plasticidad que parecen casi artificiales, y la sensación de estar viendo decorados sabiendo al 100% que son localizaciones reales es muy extraña. Más todavía por la constante presencia de primeros planos de animales salvajes. No es un canto a la naturaleza ni a la pureza, no es "El Nuevo Mundo" de Malick; y si pretende serlo no lo consigue, precisamente por esa artificialidad. No es cine contemplativo; el montaje está muy presente y eso rompe cualquier intento de sumergirse de verdad en ese microcosmos agotador. Es como una peli de aventuras que da la sensación de que los personajes lo tienen todo controlado aun estando al borde de la muerte. Que motiva a ser vista una y otra vez para intentar descifrar por qué el negro hace todo lo que hace. Aunque algunas de las ideas que vemos son propias de un hippy un poco pasado y han quedado obsoletas, "Walkabout" hace que te tires de los pelos por no haber tenido la oportunidad de verla en pantalla grande. Por no haber podido ver a escala monstruosa esos desiertos, esa poesía casi infantil pero tan rara; y esas piernas perfectas que asoman debajo del uniforme de Jenny Agutter.

3 comentarios:

junior dijo...

Para mí lo más importante en una película siempre es la fotografía. Pero evidentemente no se queda ahí, sino que te puede hacer llegar hasta una brutal reflexión.

Karrajo dijo...

Caballero, no borre un mail con remitente "Karrajillo Doremido", que soy yo.

Boyardos Enfadados dijo...

Borja, te propongo una cosilla.
A ver si somos capaces de proponernos películas para criticar, el uno al otro, con una periodicidad digamos... semanal o bisemanal.

¿Te parece?

Te propongo algunas para empezar y tú eliges (si quieres ser partícipe del juego claro):

- Un plan sencillo (de Sam Reimi)
- Bulworth (Warren Beatty)
- Dark city (Alex Proyas)
- Ridicule (Patrice Leconte)


Un saludo