viernes, 9 de junio de 2006

Las secuelas dominarán el mundo

Nunca he sido muy seguidor de las secuelas. Pensaba que había tantas ideas por plasmar en cine y tantas pelis por ver que, en general, eran una pérdida de tiempo. Además, solía identificar las segundas, terceras y hasta infinitas partes de una peli con slashers aburridísimos de los 80, errores de la industria ya desde su primera parte. Con los años, se educa y se perfecciona el gusto por la explotación comercial sin excusas, por el puro afán de hacer dinero y dar alimento al fan, y en esto nada mejor que una buena secuela desvergonzada. Entre repetitivos y clónicos estiramientos de psicópatas sin carisma, hay muestras de genuino bizarrismo, de saber lo que se está haciendo y lo que el público quiere. De cara dura, en definitiva.

En los últimos años parece que se ha perdido la inocencia en el cine fantástico, precisamente recuperando conscientemente esa inocencia perdida en los años 80 que, aun teniendo ya claros ejemplos del espíritu de explotación cómplice que ahora triunfa, permitió que tanta basura aburrida viera la luz del día. Ahora, ver una secuela con cierto presupuesto es casi garantía de diversión, de complicidad con los que la han hecho, porque todos queremos lo mismo. Lo que llama la atención al fan hoy día es que una secuela sea inferior y no vaya más lejos que la anterior. Una excusa tecnológica para entrar al demente mundo de las series de cine: los DVD grabables tienen más capacidad que los CDs, y una buena forma de llenarlos es hacerlos rebosantes de sagas. Algunas de las últimas secuelas que he visto, así aleatoriamente:


Misión: Imposible III (2006) - Adrenalina inyectada directamente en el culo, que hace que el corazón haga daño de tanta acción. Y el cabrito del director te persigue con un bate durante toda la peli, para que no pares de correr y no tengas un minuto de descanso. Junto con James Bond, esta saga es la muestra de que el cine de espías no tiene por qué ser el coñazo que siempre ha sido. Y aunque a De Palma no hay quien le sople, la tercera parte es un desquicie de épicas fantasmadas, hecho con y para pollas gordas.


Sleepaway Camp

II: Unhappy Campers (1988) - La primera parte era un divertido pseudo-slasher con final moderadamente impactante. Pero la saga cobra grandeza a partir de aquí. Desde el primer minuto, se sabe quién comete los crímenes, y la peli es una constante montaña rusa de asesinatos sangrientos, tetas, chistes malos y poca vergüenza. El espíritu referencial de "Scream" está presente ya, con un par de muchachos que se disfrazan de Jason y Freddy para darle un susto al psicópata, que les devuelve el chiste arrancándole la cara a uno de ellos y poniéndosela en homenaje a Leatherface. Inolvidable la canción del campista feliz. (aka Campamento Sangriento aka Campamento Sangriento 2)

III: Teenage Wasteland (1989) - Rodada apenas un par de meses después de la anterior, en el mismo escenario, es básicamente más de lo mismo, sin síntomas de agotamiento. Más macarrismo, campistas tetudas, comentario social de EGB, humor de festival y (afortunadamente) distancia con los slashers tradicionales. Tiene además una de las mejores frases de los 80: al ser asesinada la muchacha más tetona, el asesino le dice: "¡Tendrías que agradecerme que te haya matado, en un par de años tus tetas colgarían por debajo del ombligo!"


X-Men: La Decisión Final (2006) - Un rollo, una chusta que no entiende lo que tiene que ofrecer, con pretensiones de seriedad (más discretas y con resultados muchísimo mejores en las dos primeras partes), falta de acción, y dirección y guión ortopédicos. Lo que tendría que ser una concentración de personajes carismáticos, se convierte en un desfile de fantoches de hojalata; y lo que tendría que ser un espectacular sentido de la maravilla (¡la mutante más poderosa del mundo está desintegrando a un ejército armado con anuladores del gen mutante! ¡joder!), en la práctica ofrece la misma emoción que un telefilm pobre.


Noche De Miedo 2 (1988) - Una digna secuela que repite en gran parte la historia de la primera, y aun así consigue ser casi igual de entretenida. El vampiro más hortera de todos los tiempos (el patinador sidoso) se pasea entre decenas de máquinas de niebla, con fiestas ultracool que parecen los peores fumaderos de crack comparadas con las de "Blade", efectos gomosos y sangrientos, y carga sexual diluida por la moda de finales de los 80. Daba para más y es más larga de lo que debiera, pero recomendable.


Wizard Of Darkness (aka Eko Eko Azarak)

II: Birth Of The Wizard (1996) - Misa Kuroi es una adolescente japonesa con poderes mágicos, que se enfrenta a las fuerzas del mal por donde cae. Basada en un manga de los 70, la primera parte era una sencilla pero efectiva peli de instituto. Un gran éxito en Japón la convirtió en duradera saga (y hasta en serie de televisión), siendo esta segunda parte una precuela, que nos cuenta cómo consiguió Misa los poderes. Perdiendo parte del encanto de la original, debido al algo mayor presupuesto y a las referencias demasiado obvias que además no vienen a cuento (la sombra de Terminator se deja ver constantemente), una disfrutable peli de magias y demonios, sangrienta y con agradable fantasía oscura.

III: Misa The Dark Angel (1998) - La mejor de la saga. Nuevo director y nueva actriz protagonista, para una peli que parece dirigida por un Raimi o un Peter Jackson de vacaciones en Hong-Kong. Una historia de una institución femenina, que recuerda a "Suspiria" no sólo en el argumento sino en el fabuloso uso de los colores, aunque sin pretensiones. Entretenimiento de primera, con un ritmo imparable, un montón de japonesitas, monjes de cultos oscuros y hasta invocaciones a Dioses de los mitos de Lovecraft.

IV: Awakening (2001) - Nah, que llega un director modernete y cree que ya vale de descerebre de serie B, que la saga tiene potencial para explorar. Y una leche. Casi nada que ver con las anteriores, es un alegato de pacotilla contra el periodismo sensacionalista, aburrida y pretenciosa, dirigida por un tipo que cree estar por encima del material con el que cuenta. Un lamentable final (de momento) para un estupendo personaje.

2 comentarios:

Naliam de incógnito dijo...

sobre xmennnn
Diremos que me parece mala en el sentido que decías antes de que no ofrece más y que no avanza, creo que como secuelas he tenido fustraciones que han conseguido desmitificar determinados productos como matrix, sin embargo con ésta creo que la predisposición a cine de sobremesa, a tragar con lo aburrido y a "saber lo que va a pasar" era clara, por eso mismo lo necesario fue verla mediante un ejercición involucionista, al estilo de los 9 años. Entonces me encantó (sobre todo el tema del puente)los efectos, las bromas malas, las patadas a las historias, vamos que no deja de ser mala para hoy, buena para ayer.
Recuerda que soy fan a muerte de conan. xd

viole(n)ta dijo...

Vi Noche de miedo, pero no la secuela! La primera era resultona, con villano chanchi y todo.

Yo siempre quise una segunda parte de Campamento Cucamonga, en realidad no pero me moria por decir Cucamonga. Cucamonga!

**Si el espiritu de Borja quieres invocar, a Malick tendras q citar.