martes, 12 de febrero de 2008

DELIRIUM

Delirio Caldo (1972)
Dir.: Renato Polselli
Italia



Prueba para el descreído de que una historia coherente y una narrativa correcta no van necesariamente unidas con la capacidad erectora de una peli. "Delirium", un delirio psicosexual rebosante de fantasías sadomasoquistas, sangre de mentira en unos escenarios de mentira que terminan por parecer muy reales de tanto exprimirlos, alucinaciones en pequeños infiernos del sótano de Dante. Un barullo tremendo en el que no se entiende un carallo, pero tampoco importa. ¿Cómo va a importar, con esos rojos que provocan una nostalgia del sudor muy agradecida en invierno? ¿Con todas esas muchachas enseñando perniles, que le transmiten a uno el fetichismo por las piernas que tiene el personaje, o el director? La primera escena, en la que las patas de una moza están siempre separadas en el plano del resto del cuerpo, como si fueran independientes en el espacio y no fueran con la chica, porque así lo percibe el (¿un?) asesino (del que se nos muestra la identidad desde el primer momento), es para enseñarla en las escuelas de cine al lado de algún hallazgo de Hitchcock. Entran los calores viendo "Delirium", por la cantidad de focos que apuntan directamente a los que se pasean por la oscuridad, y sólo a ellos. Con lo que molestan esas luces si le dan a uno y lo bien que quedan si le dan a otro. Si es que para morirse, esto; durante los créditos finales salen imágenes congeladas de la peli, y uno duda de si son cuadros hiperrealistas inspirados por los fotogramas. Así de bien está para la vista.


Viene incluida la tradicional escena fuerte con una bañera llena de agua como protagonista o en cercanías, esa que cada director digno de ser considerado como tal ha interpretado a su manera en algún momento ("Buio Omega" o "Nekromantik 2" entre las más inolvidables). El lío va más allá de la propia peli, porque hay varios montajes parece que bastante distintos entre sí, con varios niveles de explicitud sexual; el que he visto creo que es el italiano, de 102 minutos, parece que el más recomendable. El americano, de 85 minutos, incluye un prólogo en Vietnam que explica con oportunismo el origen de la locura. "Delirium" está como la hubiera hecho Dario Argento con 40 de fiebre, y le hubiera ido pegando la gripe al resto del equipo a lo largo del rodaje. Y es que el goce por la saturación, sea del tipo que sea, no es competencia exclusiva de "Suspiria". En horas bajas, te puede reconciliar para toda la vida con la italianada, definiendo de paso el término "sleazy".

5 comentarios:

Superwoobinda dijo...

El titulo de Delirium para el giallo eurotrashero de los ochenta es como la suma órganos de animales muertos en el giallo setentero. Esta, la de Lamberto Bava, la del grandísimo Freda (que mataría por verla). Cosas de los títulos internacionales, ya se sabe.

pall dijo...

Ayyy, grimica!!
Guarrete... :P

Borja dijo...

superwoobinda: Pues sí, pues sí! Estuve dudando si titular el post "Delirium" o "Delirio Caldo", pero al final tiré por lo fácil, con lo sugerente que es el título original. La de Freda no la conocía, mira que es difícil encontrar pelis de este hombre incluso hoy...

El Hijo Perdido dijo...

Estos sexploit setenteros son geniales.... se me hace agua la boca...!!!!

ser dijo...

todavia me sorprendo de no encontrar tus peliculas en el ares.
Alguien podia subirlas k siempre m kedo con ganas de verlas