miércoles, 6 de febrero de 2008

Equivalencia de entrada bloguera al ejercicio cinematográfico y metasocial de MONSTRUOSO

La he visto, y me he quedado igual. Al principio me ha sugerido ideas, que he intuido pero no llegado a ver, ideas que he ido olvidando conforme avanzaba. Pensaba escribir, de hacerlo, porque la he ido olvidando al poco de salir, sobre el error que suponía desaprovechar una cámara de vídeo usándola como si fuera el plano subjetivo de un personaje, y no de la propia cámara. Sobre la falta de un supuesto pretendido realismo, y de tensión. Del descarado product placement de Sephora, Nokia o Mountain Dew que evidencian que todo es una jugarreta comercial, algo eficaz como entretenimiento, del Abrams. De cómo un amor de novela barata distraía las presuntas intenciones terroríficas, de tensión, de acción. Pero en eso que me pongo a hojear blogs y descubro que los de siempre tienen formada una especie de sociedad de iluminados, que ven en "Cloverfield" valores que la convierten casi en una obra radical, definitoria de nuestra época como ninguna otra. Mi curso de pensamiento sigue: creo entender, pero no comparto, los pocos argumentos que entreveo. No puedo dejar de pensar en que esas cosas que se alaban sí, están bien, veo lo que quieres decir, pero no son nada especial que no se haya hecho un poco antes y mejor. Pienso que, por alguna razón que se me escapa, "Monstruoso" ha tenido la suerte de caer en gracia. Sigo el camino, cada vez más intrigado, de intentar desvelar el entuerto, encontrar esa luz que me deje ver lo que sospecho que tengo a oscuras, a un lado. En esto que caigo en El gabinete del Dr Zito, y leo, entre otras lúcidas reflexiones, el párrafo que por fin lo explica todo:

"Así que si hemos de representar el estallido de una plaga mundial, la venida de un Gargantúa lovecraftiano o la resurrección de todos los muertos que en el mundo han sido, la credibilidad del espectáculo será proporcional al grado en el que esa representación se aproxime a lo que esperamos y fantaseamos que suceda: versiones hipertrofiadas del imaginario que poseemos de nuestras propias vidas diarias, fotologs, youtubes, blogs, emails mediante."

El esfuerzo ha valido la pena, ¡soy uno de ellos! La inmensa "Redacted" tenía intenciones parecidas, pero más políticas y metacinematográficas, a su manera, veo ahora, más relativamente "clásicas", verticales de un autor al espectador; pero "Cloverfield" nos trata de igual a igual, es un comentario social desde el epicentro de lo comentado, se alimenta de ello y a la vez lo alimenta. Tengo que aprovechar el momento y uso los comentarios de su blog agradecido, aprovechando para poner mi parte:

"Tengo que decir que lo que dices sobre “Cloverfield” me ha abierto los ojos, es lo que intuía pero no terminaba de reconocer. Es un proceso de identificación con los personajes bastante innovador, nos metemos en su piel al principio no sólo porque viven (más o menos...) como nosotros, en el sentido de compartir el mismo tiempo, la misma conciencia colectiva; sino también porque comparten la visión moderna, entiéndase a través de las nuevas tecnologías, y además son protagonistas de las fantasías de quienes así vivimos.
En el cine me ha dejado algo frío, quizá por ir con expectativas equivocadas. Llego y casa, empiezo a leer, y resulta que casi todos estáis de acuerdo en que es una maravilla y tal y cual. No veía o no compartía los argumentos, hasta que he leído lo tuyo. Eso sí, ahora la encuentro mucho más interesante pero no tan brillante como se dice. De momento, ahora me muero de ganas por verla otra vez...
Borja dijo esto en Miércoles, Febrero 6, 2008 en 9:21 pm"


Sabe a poco. Estoy motivado. Me voy a mi blog: empezaré a contar el proceso por el que la he descubierto, me gusta cómo va quedando y decido que la entrada funciona también como otra extensión de la propia película. Creo que estoy terminando; mientras, veo un YouTube que me mandan por el msn, a trozos, al ritmo de su carga; mientras, mando un SMS gratis contando a la destinataria que acaba de llegarme un SMS suyo vacío, que el móvil me dice que no puede descargarlo. Hoy he borrado una foto del móvil, no he hecho ninguna pero acabo de recordar que anoche estuve compartiendo una en un bar, de una matrícula en la que ponía XDD. Hoy: he actualizado el blog hablando sobre una de mis canciones favoritas de tota la vida, y la he embeddeado para que la escuche quien quiera, a ver si hay suerte y convenzo a alguien. He paseado por el puerto escuchando mp3 en random, alguno insinuado por el Guitar Hero. He visto "Monstruoso" en el cine... Y era un MMS y el teléfono no me lo quiere enseñar.

6 comentarios:

Toby Dammit dijo...

Deja la droga, y no lo digo sólo porque funciones al revés que yo (no leo nada -de hecho, acabo de leer a Zito, Vigalondo y Costa- antes de ver qué peli y, coño, hostia, por supuesto, no percibo las cosas bajo el influjo de nada y/o nadie). Reincido, mastico: nada y/o nadie tiene porque abrirme los ojos (coño, con respecto a una peli, no, ¡NO!). Esa es mi faena, faltaría más. Claro que eso es algo muy subjetivo. Lo tuyo es como decir que necesitas ayuda para que te guste una peli que, en principio, personalmente, poco te ha gustado. Qué feo me parece eso. O eso o es que no te he entendido nada y, en realidad, eres un cachondo de esos llenos de droga. Pero tú a tu bola.

Borja dijo...

toby: No, hombre, no. Por supuesto que cada uno debe enfrentarse a las cosas por sí mismo, por eso yo tampoco suelo leer nada antes de ver una peli, o leer un libro. Voy (casi) tabula rasa, la veo o lo leo por un nombre, o por una sospecha de que merecerá la pena. Pero alguna vez pasa, al menos a mí, que algo, una peli en este caso, me deja un poco frío, pero con una intuición que me dice que me he perdido algo. Entonces leo a favor y en contra, para ver si consigo entender qué era lo que me había perdido, de haberlo. Esa es la función de la crítica, la que también hacemos nosotros: no sólo montarnos pajotes, sino ver si, de paso, convencemos a alguien de algo, de algo que a lo mejor se le ha pasado por la cabeza y no ha conseguido cristalizarlo en palabras. O hacerle ver las cosas desde una perspectiva que no se le había ocurrido. Así que estoy de acuerdo, hay que entenderlo por uno mismo, sin prejuicios ni influencias externas; pero no rechazar otras opiniones que pueden llevarnos, a posteriori, a entenderlo mejor. Lo contrario, la autosuficiencia total, es lo que me parece un error; y además un poco hipócrita y desagradecido, porque muchas de nuestras ideas nacen, nos demos cuenta o no, de lo que hemos ido mamando.

Drogas, sólo las segregadas de manera natural por mi cuerpo, imagino no pocas. La idea del texto, que ha ido surgiendo conforme lo iba escribiendo, ha sido convertirlo en una extensión de la peli, del mundo adyacente que ha provocado y del que viene, con todo ese rollo de la percepción bloguera, etc., que me ha terminado por parecer muy cierto. Mi opinión sobre la peli sigue siendo sustancialmente la misma: el montaje es virtuoso, pero a nivel de acción no me ha transmitido mucho. Y por eso todas estas ideas, que repito ya intuía durante la parte de la fiesta pero que luego abandoné, de que es una peli hija (y madre) de su tiempo la hacen mucho más interesante, provocan darle al coco, sea con motivos o por pura paja mental; aun así, sigue sin parecerme tan revolucionaria o brillante como a los que cito.

Roberto A. O. dijo...

Un post terriblemente lúcido....felicidades.

Saludos

Borja dijo...

Roberto: Muchas gracias, lo aprecio de verdad. Como ya te dije en tu último post, ojalá volvieras al blog...

Roberto A. O. dijo...

Què va, amigo Borja....la blogosfera activa cada vez me interesa menos. Ahora solo me paso unas veces y leo los blogs de aquellos cuya opinión me interesa. Pero el blog ya no me estimula, aunque bueno, nunca se sabe.....

Pero es cierto que aunque yo aprecio a muchos de "aquel grupo", su puntilla es absolutamente necesaria.

Saludos

talant (pasaba por aquí) dijo...

chico no se, a mi me dejo bastante frío.
y la verdad es que en conjunto me parecio mala (no lo digo por la camar en mano; si no por guión actuaciones y incoerencias varias repartidas por todo el metraje.)
lo triste es que esto solo es un intento para que la Paramount se haga más de oro, prueba de ello es que ya esta planeada y apunto de rodarse una secuela