jueves, 20 de abril de 2006

Contra el término "gafapasta" (con retórica de autoayuda)

¿Por qué se detesta el término friki pero se usa el de gafapasta? ¿Por qué es tan malo considerar a alguien gafapasta? Primero, ¿qué se entiende por gafapasta? Además de una palabra horrible, se supone que es alguien que disfruta con el cine de autor, que es pedante y pretencioso y con cierto complejo de superioridad, que se empeña en buscar significados trascendentes en, principalmente, el cine. ¿Y por qué es esto tan horrible? Por ese complejo de superioridad, que da bastante asco; esa gente existe, claro. Y no voy a defender aquí a quien sólo tiene esa actitud hacia las cosas.

Pero al despreciar a alguien como gafapasta, se desprecia también una forma de ver las cosas. Hay una especie de miedo y odio a la seriedad, un afán de quedarse siempre en la superficie de todo y en la frivolidad. El problema no está en la frivolidad, sino en el siempre. Porque la diversión y el disfrute de las cosas como vienen es una de las mejores formas de entender la vida; el problema es cuando es la única, cuando implica que uno no puede ser serio. Y la superficialidad permanente puede llevar un problema de vacuidad; yo pasé por eso en mis últimos años de adolescente, sentía que nada tenía una base ni un sentido, que todo se podía derrumbar, porque me era imposible tomar nada en serio. No hay que olvidar que las ideas, el arte, la humanidad (perdón por el tremendismo) han avanzado cuando alguien ha pensado y ha decidido profundizar en algo.

Entonces, lo malo del gafapastismo es que quien cree en ese término tiene prejuicios y cierra horizontes. Y por eso las etiquetas son tan peligrosas: son formas arbitrarias de limitarnos a campos en los que sabemos que nos podemos manejar, que nos impiden intentar cosas nuevas o disfrutar con algo diferente o de forma diferente. Desde este blog es evidente que yo abogo por un eclecticismo radical: puedo hablar igual de una peli de exploitation, del cine de autor más personal, o del mainstream más garrulo. O de música punk, pop inocente, electrónica, metal, cualquier cosa. Todo se puede disfrutar en su momento, sin más distinción que saber lo que pretende cada forma de expresión, ya sea provocar ideas, ponerla dura o divertirse como un niño. La clave para un disfrute completo está en mezclarlo un poco todo, sin considerar a una cosa mejor que la otra.

Ya sé que exagero un poco, y que normalmente se usa lo de gafapasta o friki con sano cachondeo, pero eso no evita los prejuicios que causan y el efecto que tienen en la forma de ver y entender el mundo. Que no hay que inventarse fronteras, joder, que hay que ser más inclusivo que exclusivo, que hay que darle a todo para convertirse en una persona completa.

13 comentarios:

Aura dijo...

Ejem. Bueno, como usted bien sabe a mí me lo dijeron ayer ;) La primera vez que se me acusa de gafapasta, no sé si es bueno o malo, casi me gustó más cuando me acusaron de megalómana y de creerme Dios.
Odio las etiquetas, clasificar a los demás es un ejercicio inútil y además quien acusa habla más de sus propios prejuicios que de los demás.

(Estaba pensando como me sentarían las gafas)

Boyardos Enfadados dijo...

A mí me han llamado cultureta, pero es que no llevo gafas, así que...

El otro día me dice un amigo que si soy poppie (¿se dice así?) y yo... no supe que decir.

Qué es ser algo.

Soy un poppie que escucha heavy metal, entre otras muchas frivolidades, decirte esta.


Hoy, mi segunda crítica en Boyardos Enfadados...

¡Qué emoción!

Eki dijo...

Sr. Boyardos, poppie está bien escrito, donde ha errado (y perdón por corregirle) es en lo de cool-tureta.

Y en cuanto a lo del gafapastismo... yo sí que creo en él (y si logran ver Nuit Noire http://www.imdb.com/title/tt0758442/ ustedes también) aunque no como un estado permanente. Uno puede ser un gafapasta en un momento dado y no serlo en otro, igual que uno puede ser gracioso un día y otro no.

Borja dijo...

Aura: De hecho fue precisamente ese incidente el que me metió un poco de prisa para escribir esto, aunque ya lo tenía en mente. Es lo de los prejuicios lo que repatea, sobre todo.

boyardos(diego): Lo de cultureta viene a ser lo mismo que gafapasta, o sea que también eres lo peor xD A mí también me llaman poppie alguna vez, aunque de momento no en serio...

Eki: No niego que exista eso del gafapastismo, claro que lo hay. Y tienes razón diciendo que uno puede serlo un día y otro no. Lo que digo es que repele que se use como algo para discriminar con prejuicios una forma de pensar y para ponerse límites.

The Big Kahuna dijo...

Lo de "gafapasta" no creo que sea necesariamente despectivo. Es simplemente una forma más de clasificar y etiquetar a las personas en grupos de población más amplios que el individuo. Cuando existe una tendencia social, del tipo que sea, alguien tiene que ponerle nombre y hacer que parezca que todos los que la comparten son iguales. Que luego le tilden a uno de esto o de lo otro no es preocupante. Lo preocupante, si acaso, es la falta de criterio. De criterio propio, vamos.

Borja dijo...

The Big Kahuna: Por supuesto, no tiene por qué ser despectivo, por eso digo que muchas veces es simplemente sano cachondeo. Pero a veces sí que lo es o, si no despectivo, al menos si limitante y prejuicioso. Y bueno, que en el fondo todo esto es más que nada contra la falta de criterio propio que dices...

Borja dijo...

Gran Kahuna, un par de cosas más, que me has hecho pensar, jodío :D

Es cierto que se tiende a etiquetar cualquier tendencia, por ese intento que decía de facilitar el manejo del mundo. Por eso hay que recordar que las etiquetas están sólo para facilitar las cosas, no son verdades. No hay que temer que a uno le llamen esto o lo otro, sino que uno tenga miedo a que se lo llamen y modifique su comportamiento por eso.

Y bueno, el fondo de lo que escribía sí que es la crítica a la falta de criterio propio, aunque reconozco que tomo partido por el eclecticismo extremo. Aunque puede que haya al menos que pasar por ahí para establecer el criterio propio!

Boyardos Enfadados dijo...

Totalmente de acuerdo con todos, menos con la idea de asociar a la gente por grupos que decía antes Big Kahuna.

No creo en eso. Etiquetar es sencillo para describir, pero no se ha de usar para tachar, y menos aún para diferenciar o discriminar, ya sea positiva o negativamente.

Decir que, por ejemplo yo, soy poppie porque hoy llevo un bolso con chapas, una camiseta de rayas, pantalones algo caídos y converse, es etiquetarme en un grupo que no sé exactamente en qué se basa. Mañana llevo vaqueros altos y zapatos. No escucho La casa azul, que puedo, pero no me gustan. Y es más probable que esté escuchando Death metal que pop suavecito. ¿Por qué se me tacha de poppie? ¿Por una ropa que puedo llevar un día sí y otro no?
Si mañana voy en chandal escuchando LCA soy poppie? He de estar leyendo a Kerouac para ser poppie?

Con estos ejemplos, no queda claro que etiquetar está bien si no se es riguroso. Y nadie es poppie ni punky ni nada. Se es persona y punto. Con unos gustos, unas aficiones y una manera de vestir más o menos normal (o decente).

Borja, cambié el nombre al blog:

BOYARDOS ENFADADOS,

queda mejor que Boyars' Plot

Gafrikipasta dijo...

Interesante post, sí señor, totalmente de acuerdo.

Precisamente por la manía que tiene la gente de poner etiquetas se me ocurrió crear Gafrikipasta!!, para usar las etiquetas en mi provecho y definirme como una suma de opuestos, o si lo prefieres, un ecléctico radical. Mis amigos más normales siempre me han dicho que soy un poco friki, tengo un amigo jevi empeñado en que visto como un mod (cosa que no es cierta), llevo gafas de pasta (desde antes de conocer el término gafapasta, eso sí) y me gustan la pelis de Lynch, o de Wong Kar-Wai, pero también leo cómics de superhéroes puros y duros.

Todos estos detalles los doy como argumentos, y porque estoy seguro de que alguien se sentirá identificado/a. A mi me da igual lo que me llamen, lo que soy no se define con una etiqueta. Las etiquetas son tan estúpidas que para conseguir algo con ellas incluso hay que juntar dos opuestas, de ahí gafrikipasta. Perdon si esto ha quedado muy publicitario :S.

Boyardos, yo también llevo muchas veces chapas, bolso, rayas y converse, no sabes cuanto te entiendo.

Me mola mucho tu blog, Borja, sigue así.

BuSsY dijo...

aun no entiendo que es ser poppie???? como lo describen que es para vosotros ser poppie?? porque a mi me dicen que aparento serlo y aun no se lo que es...asike...saludoss

BuSsY dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Miss X dijo...

Existe una diferencia entre saber sobre algo,como en este caso sobre cine ,y regurgitar una opinion que pretende convertirse en dogma solo porque ha salido de la boca de cierto reflejo distorsionado de craneo privilegiado...
Muchos gafapastas tienen mala fama ganada a pulso por no dejar de rallar a los que queremos pensar libremente y no dar la barrila a nadie,y menos aun chulear de lo poco que sabemos...Tengo gafas de pasta y me gusta el cine de autor e independiente,pero no me creo superior en nada ni me da vergüenza confesar que rio,lloro y pienso tambien con lo que conmueve a la mayoria de personas..
Abajo la prepotencia!

Borja dijo...

Miss X: No me queda claro si el comentario es a favor o en contra de lo que escribí. Si es a favor, gracias ;)

Si es en contra, ¡no has entendido nada! Lee el texto otra vez si te interesa y quieres saber de qué va :P Primero, de dogma nada; de hecho, lo que pretende es cuestionar un dogma. Sólo es una opinión humilde (como todas las del blog, por otra parte) que pretende dar otro punto de vista, reconsiderar algo que en TODAS partes se considera malo sin más. Y no digo que todos los muy mal llamados "gafapasta" sean iguales, sino todo lo contrario.

Por supuesto, el hecho de tener gafas de pasta en una anécdota. El texto trata sobre el ponerse horizontes, cerrar campos, y eso se hace aplicando el término "gafapasta" como algo incuestionablemente negativo. Y porque, como según los que lo usan, el "gafapasta" tiene complejo de superioridad, todo lo que tocan también lo tiene, y hay que manterse lejos. Y eso no es: yo creo que cuanto más rica y variada la experiencia, con menos prejuicios, más completa.