viernes, 21 de abril de 2006

Descendents: MILO GOES TO COLLEGE (1982)

(mientras se lee se puede bajar "Suburban home" en mp3 aquí)


¿Qué puede pasar en poco más de 22 minutos? ¿Qué se puede hacer? ¿Ver un capítulo de una sitcom? ¿De una serie de dibujos? La mejor elección es escuchar el "Milo goes to college" de los Descendents. Y mejor aún es escucharlo una y otra vez.

Es la Biblia particular de todo el punk californiano que ha ido saliendo desde 1982, con mejores canciones que cualquier grupo que lo haya imitado, con más actitud y con mucha más diversión. Son 15 perfectos temas, pegadizos, hechos con espíritu de punk de clase media en el buen sentido, que hablan de preocupaciones juveniles y de chicas. Como unos Undertones cabreados o unos Stiff Little Fingers con mala hostia, todos los momentos son perfectos y pegadizos: la inicial "Myage" (con un riff de bajo que es una declaración de intenciones y posiblemente el mejor comienzo de un disco punk); la reivindicación del guarrismo de "I'm not a loser" o "I'm not a punk" (aquí están las armonías vocales que luego tomarían NOFX y compañía); teenage angst contra la sobreprotección paterna en "Parents"; la directa crítica a la vida prefabricada de la imparable "Suburban home" (I want to be masochistic / I want to be a statistic / I want to be a clone); el pop menos escondido en "Hope" o "Bikeage"; la chica especial de "Kabuki girl". Y sobre todo el momento final que tendría que haber definido el dichoso emo: "Jean is dead", un minuto y medio de impotencia ante la pérdida de alguien querido, con toda la caña y la melodía de las anteriores.

El secreto está, por ejemplo, en la voz de Milo Auckerman, uno de los mejores cantantes que ha habido en el punk, capaz de llenar cada palabra a la vez de odio, emoción, diversión y ganas de montarla. Y tanto bajo como guitarra o batería, suenan urgentes y directos, que hacen que la escucha sea fácil y pegadiza, se puede uno poner seguido el disco una y otra vez, se puede saltar y gritar por la habitación o animar cualquier fiesta, o montar un pogo brutal. Mundo postadolescente con espíritu adolescente.

9 comentarios:

Tones dijo...

Excelente disco, excelente reseña. Queremos más punk!!! Bien visto lo del emo... ;)

Pussy Galore dijo...

Toda la razón sobre Milo, qué voz, oiga.

Chacaloncito dijo...

Descendents, All y 7seconds rellenaron mis skateros paseos durante tan granosa época que ahora los oigo con el amor con que se guardan las cartas de las ex-novias. O sea, ahora no se escuchan, pero no se pueden tirar!

milveinticinco dijo...

Tiene usted toda la razón del mundo. Por cierto ¿ustedes no prefieren más el punk y hardcore norteamericano (Black Flag, Circle Jerks y Dead Kennedys ) que el inglés, en general?

Borja dijo...

Milveinticinco: Pues en general yo también prefiero el americano, es como más directo, el inglés a veces da más dolor de cabeza. Pero los americanos no tuvieron a los Clash, que de todas formas su mejor disco (el "London calling") no era apenas punk

Boyardos Enfadados dijo...

Respecto a Gogol Bordello, decirte que Start wearing purple es adictiva.
Algo así como lo que me pasó con Tribute de Tenacious D.

Sobre los orígenes del punk poco sé, y no opinaré. A estos, he de ser sincero y no los conocía. Pero está bien aprender...

Me ha gustado el Suburbian Home, de veras que sí. Ya están bajándose en el emule.

Yo no fui un adolescente punky que iba en skate. Más bien un trabadete mental que leía multitud de libros de Stephen Hawking.

Lo de la música llegó después, a partir de los 18.
Y de cine me he tragado tanta mierda, que ya no sudo, exudo caca y soy marrón.


Un saludo Borja.

Clyde es lo mejor de Duro de pelar.
Hellraiser me pareció entretenida y no sé si hablaste de ella en tu disertación sobre las pelis de culto. De todas maneras, pasé un rato agradable.
La de Elijah Wood, míratela. Creo que merece la pena. Es simple, bonita, con algunos diálogos divertidos que rozan el absurdo, y detalles preciosos.

surfernazi dijo...

yo esa portada la he visto en muchas camisetas de skaters, y ahora se de que es; los descendents me gustan pero yo del skate-punk estoy harto, gracias a noches enteras de jugar al tony hawk's pro-skater (fat mike es un personaje recurrente en mis pesadillas)

Nacho dijo...

Pues que quieres que te diga. Ya sabes que este es uno de mis discos preferidos de todos los tiempos del punk rock; este y el primero de los Queers, que encima me los acabe comprando los 2 a la vez y pensaba que tenia un tesoro en la mochila.

Habria que investigar que discos de punk se han grabado con toda la banda a la vez y cuales por partes, y de veras que se nota. Este por ejemplo esta a piñon y yo creo que sin darse mucha cuenta de la obra (maestra) que estaban haciendo.

Si tiene algun pero, es en alguna letra, que por ejemplo se clavan con los homosexuales y tal, pero bueno, nada muy grave y el punk termina por justificarlo todo..

Me hace mucha gracia además en otra ("Catalina") donde dicen "fix my motor, put on my beatles tape and get you out of my head" y más tarde " put on my Doors tape". No me los veo escuchando a esos grupos o más bien, aceptando que los escuchan...

verdura dijo...

ahh solo quiero decir que descendents es mi banda favorita, definitivamente ellos si que saben de como hablar de rabia y amor al mismo tiempo. Imposible comparar con todas esas basuritas emo que han aparecido en el ultimo tiempo, niños aprendan de los mas viejos!!