miércoles, 26 de abril de 2006

LA MANZANA

Sib (1998)
Dir.: Samira Makhmalbaf
Irán

elink (iraní)
subtítulos (inglés)


Cuando hablas de cine iraní, casi todo el mundo piensa que es para tirarte el rollo y dártelas de intelectual, que esas pelis son un puto coñazo para pedantes. Y yo no voy a negar que a veces se pasen de autocomplacientes, pero sólo a veces. Porque en general no son complicados experimentos comprensibles sólo para quien tenga masters en teoría cinematográfica; de hecho, suelen ser historias sencillas, que sólo exigen una mente abierta para otra forma de contarlas diferente a la que estamos acostumbrado. Y, si a uno le sale bien y consigue entrar, encontrará pelis muy humanas, y hasta humanistas, tremendamente libres, con una autenticidad casi completamente perdida en el resto de cinematografías mundiales. Además, suelen proponer fascinantes juegos y reflexiones sobre la ficción y la realidad, o el cine y la realidad. "La manzana" es un ejemplo de todo esto, quizá el mejor, relativamente accesible para quien quiera darle la oportunidad a una forma diferente de entender el cine, que no busque tanto un argumento y una estructura occidental, sino retratos y situaciones de personas y personajes.


"La manzana" está, como tantas otras pelis iraníes, a medio camino entre el documental y la ficción. La historia real es que dos hermanas de 11 años no salieron de su casa hasta esa edad, cuando la presión vecinal lo consiguió. Su padre, clavadito al señor Barragán, es un pobre diablo que vive de lo que le dan los demás a cambio de rezos, su madre una ciega. Ellas dos se han quedado medio lelas y, con la ayuda de una asistente social, consiguen poco a poco salir a la calle, al mundo y hasta hacer amigos. Samira, la directora, leyó esta historia y, con sólo 18 años y unos rollos de película que le habían sobrado a una peli de su padre, se fue a su casa y rodó esto en 11 días. Convirtiendo a las personas en personajes, les hace representar situaciones que son su día a día. Y todo esto que podría parecer sobre el papel un dramón, en realidad es una bonita historia llena de aventuras, tan tierna que le tiene siempre con un nudo en la garganta y la lagrimica a punto de salir.

El título viene por el gusto de las hermanas por las manzanas, y está usado con su significado metafórico tradicional, el de lo que se persigue y se desea, vaya. Los subtítulos ponen el único pero, por esa absurda manía de traducir siempre "Alá" como "Dios", que podemos ver también en cualquier medio de comunicación. Sin prisas, seguimos los intentos de la asistente social para ayudar a las niñas, las justificaciones del padre por haberlas mantenido encerradas toda su vida, con argumentos sacados de un viejo libro escolar. A pesar de ser un país tan represor con las mujeres, aquí las vemos moverse con cierta libertad. La persona/personaje que se lleva la peor parte es la madre, envuelta en una sábana que ni siquiera tiene orificios en la cara porque no los necesita (es ciega), y que aparece como un fantasma siniestro, patético y hasta cruel. Por contra, las niñas, aunque muy idas de la chola, tienen un futuro por delante. Las mejores partes de la peli son sus divertidísimas aventuras cuando salen solas a la calle para hacer amigos, con un sentido del humor que a más de uno sorprendería. Los niños que se van encontrando, entre cabritos y bondadosos, demuestran que las personas son las mismas en lo esencial en todo el mundo, por muy condicionadas que estén por la sociedad. Una experiencia preciosa y llena de comprensión por sus personajes/personas, con un apabullante talento innato de la directora que, con ayuda de su padre (co-guionista y montador), consigue algunas imágenes de una poesía inmensa. Como la que abre "La manzana": vemos un brazo regando una maceta, y el agua apenas llega porque la chica está aprisionada por unos barrotes.

5 comentarios:

J. Acedo dijo...

pufff...que conste que he visto películas irenies (casi todo Kiarostami se podría decir) pero no me acaba de convencer. Si acaso me encanto "El sabor de las cerezas".

Felicito tu "u-turn", de cine friki a cine "de auteur". Si señor, eclecticismo! jejeje...

THE UGLY FACED BOY

Anónimo dijo...

Yo también veo cine iraní, y sí, la gente te mira raro cuando lo reconoces... De todas formas al final llegué a la conclusión de que lo que me gustaba no era ese tipo de cine, sino sólo uno de sus directores: Kiarostami, el resto no acaban de convencerme. "El sabor de las cerezas" o "El viento nos llevará" son de mis favoritas.
Ésta la vi hace tiempo, y ni esta mujer ni su también director padre me hacen demasiada gracia...

Buscaré "May" y ya te comentaré, lo de la petición matrimonial ya lo discutiremos... :P

Normal que Corto Maltés te resulte atractivo, es un personaje que debería hacer que todos los heteros se replanteasen su sexualidad... ;)

(Jendell, anónimamente)

carlos dijo...

pues justo ayer vi "El espejo" en la 2, del director de "el circulo" y me gustó, es bastante más curiosa de lo que me pareció en un primer momento.
Si te gusta tanto el mario kart deberías probar el de la game boy advance, es PERFECTO!

Borja dijo...

carlos: "El espejo" es de mis favoritas del cine iraní. En realidad, sólo la primera parte de la peli, que es genialísima, porque la última es de una autocomplacencia insufrible, con minutos interminables de la cámara paseando por las calles y nada más

Boyardos Enfadados dijo...

Recomiendo Kandahar encarecidamente...

Y Kiarostami, un grande. Desde que vi El viento nos llevará no hago más que decirme: he de ver A través de los olivos, he de hacerlo. Y nunca me acuerdo.

El cine iraní está bien en pequeñas dosis. Te deja pensando en lo poco que hace falta para contar una historia.

Otras pelis recientes del Asia "Menor" que recomiendo son Vodka Lemon (georgiana creo q es o de por ahí) y Las tortugas también vuelan, que es durísima.

El círculo es otra de mis cuentas pendientes. Cuando la dió la 2, no pude verla.


Ánimo Borja. Para todo!