lunes, 26 de diciembre de 2005

NO SUCH THING

No Such Thing (2001)
Dir.: Hal Hartley
USA / Islandia




¿Hal Hartley haciendo una peli de un monstruo? ¿Pero aún sigue vivo el hombre que marcó la pauta a seguir en el cine indie de los 90? Sí, a las dos. Y sigue a la suya, sólo que ahora con fracasos de crítica y público. Porque hace una peli sobre un monstruo que tiene asustada a una remota región islandesa, y lo primero que nos enseña es a la criatura confesando asesinatos, frustración... ante un micrófono. No le interesa el misterio, porque no quiere hacer terror. Esto es un fábula moral, y yo también soy un moralista (sigo pensando si es algo de lo que sentirse orgulloso) y por eso me gusta. Todo ocurre en un mundo como el nuestro, donde las peores cosas cotidianas son más exageradas y verdaderamente cotidianas: ataques terroristas diarios, cínicos periodistas con menos corazón con nunca, etc. Y en ese mundo tan hostil y de vuelta de todo, mete a un monstruo (como los que esperan en el armario cuando apagas la luz) que existe porque se cree en él.

La prota de todo es Sarah Polley, motivo suficiente y principal para ver "No such thing". Su personaje es tan adorable como siempre, una pseudoperiodista valiente, un poco alelada, pero que conserva su bondad en ese horrible mundo. Hartley se las hace pasar putas, y ella ni se inmuta. La somete a una durísima (¡también para el espectador!) operación, mata a la única persona que quiere, la convierte en una víctima cuando tenía que haber sido una mártir. Helen Mirren hace un personaje opuesto, una directora de informativos tan salvajemente cínica ("nosotros creamos las noticias", literalmente) que consigue que cojamos manía incluso a la actriz. Robert John Burke está poderosísimo haciendo del monstruo, con unos 12 kilos de maquillaje encima; los aldeanos le ofrendan whisky, y se ha convertido en un alcohólico que echa fuego por la boca. Sarah Polley se va a buscarlo, que se ha comido a su prometido, y sacará lo mejor de él y le ayudará a conseguir morir, su único deseo a estas alturas de su existencia inmortal. Suena tópico, pero no lo es; porque Hartley no le da brío a la extraña historia, sino que la muestra de forma natural, lenta y entrecortada, usando elipsis para demostrar que lo que quiere no es narrarnos una bizarrada. Lo que quiere es hacernos pensar sobre unas cuantas cosas, sobre las que personalmente me encanta pensar. Sobre el miedo, que nos hace humanos; sobre esa misma condición humana, la bendita inocencia que supone. Sobre la absurda locura del mundo moderno. Sobre el cinismo. Sobre la alienación, de cómo ninguno estamos a salvo de ella; ¿o sí? Y sobre la fantasía.



Tengo un cariño especial por Hal Hartley. Es uno de los primeros directores que me interesó cuando empecé a meterme en esto del cine. Grababa sus pelis de un ciclo que hicieron en La2.. Y moví cielo y tierra para ver "Flirt" porque le daban 5 estrellas en el Fotogramas. Yo no me enteraba de mucho, pero me gustaba su sentido del humor, y en general no se parecía a nada que hubiera visto antes. Es un hombre con muchos fallos, pero muy personal y con muchos aciertos. Años después, casi lo único que recuerdo es a sus chicas: la jamona de "La increíble verdad", el desnudo integral sostenido de"Flirt" , la colegiala de "Simple men". En "No such thing", que seguro que mejora con cada visionado, es difícil no recordar al monstruo, pero seguro que cuando piense en ella en el futuro, me vendrá sobre todo la imagen de Sarah Polley, en la cima del hedonismo, con un vestido negro hecho a tiras y explotando todas sus protuberancias. Hartley, ese erotómano...


1 comentario:

Borja dijo...

Esta peli está de putísima madre.
Y ahora voy a hacer un trueque mental.
La-Ruina | 26-12-2005 12:51:26

Pues hace cosa de un año o dos vino Hal Hartley a la Filmoteca de Barcelona con motivo de una retrospectiva de su trabajo. Pusieron entre otras esta estupenda película, sus originales y personales cortos y, cómo no "trust", que ya tengo en dvd!. Se nota que soy fan de este hombre?.
eihm | 27-05-2006 20:01:57